Necesitas un plan A, uno B y uno C.

Todo ha cambiado.

Desde marzo todo es diferente.

Han cambiado las formas de trabajo para muchos, el concepto de seguridad en espacios cerrados, la forma de educar…

Y aunque cada día nos recordamos que es una situación temporal, es inevitable que a veces nos sintamos rodeadas por el miedo.

En los medios, en conversaciones grupales en chats, en las redes, hay miedo.

El miedo es una emoción normal, pero no podemos dejar que nos limite.

Hoy escuchaba en la radio a una experta hablando de que estamos viviendo tiempos disruptivos, que están cambiando nuestra forma de vida y nuestra mentalidad para siempre. Lo asemejaba a cuando hace 500 años Martín Lutero inició un cambio que transformó Occidente radicalmente con su  ruptura y escisión de la Iglesia Católica. El mundo cambió irremediablemente. Y consideraba que todo lo que está sucediendo con la Covid-19 también va a dejar cambios permanentes en muchas cosas, de mentalidad, seguridad, formas de producir, viajar, etc.

Ahora mismo ya vemos ciertos cambios. Por ejemplo, respecto al dinero. La mayoría de nosotras crecimos pensando en el dinero como un lujo. Tener más dinero era algo que servía para darte más caprichos, para tener más lujos. Eso es algo que aprendimos de la televisión, del entorno. Por que no éramos ricos, pero estábamos más o menos bien, el dinero era símbolo de riqueza, opulencia e incluso ostentación. Pero ahora mismo ya no. Ahora mismo el dinero lo estamos ya viendo como acceso a mejores opciones más rápido.

Si tienes dinero puedes acceder a pruebas médicas y sus resultados más rápido, y sí, antes ya era así pero no lo veíamos tan claro como ahora en que las listas de espera se han disparado como nunca, en que para saber si eres positivo o no al virus que tiene a todo el planeta en jaque te toca esperar días pero si pagas lo puedes saber en horas, etc. En estos momentos el dinero está significando tener la opción de cuidar de tu salud sin esperas de espanto o asegurar el acceso a la educación de tus hijos. Sí, en muchos lugares que están optando por educación semi-presencial, o incluso a distancia, si no tienes dinero no puedes ofrecerle a tu hijo las herramientas para que pueda acceder a esa educación básica que todo niño merece.

Creo que nuestra visión del dinero está cambiando. Nuestro estilo de vida va a depender de poder cubrir ciertos servicios más que nunca.  Y eso para mí significa que hay que ir guardando y tener un pequeño cojín de seguridad. Asegurarnos ese dinero de emergencia y el equivalente a cubrir todos nuestros gastos durante tres o seis meses del que siempre habla Dave Ramsay.

Y más aún, en mi opinión hay que tener un plan A, un plan B y hasta un plan C. De hecho en la construcción de estos tres planes es algo en lo que trabajamos en IMPARABLE, nuestro programa de coaching grupal para mujeres emprendedoras. Es muy importante trabajar en ellos para componer el estilo de vida que deseas a largo plazo.

Y lo mejor de todo es que tú puedes ponerte las pilas con esto y conseguirlo. Tú tienes el control en realidad.

Si me estás leyendo hasta aquí probablemente es por que o bien tienes ya tu propio negocio en marcha, o te gustaría tener uno. Y si te fijas, a lo largo de los meses que ya llevamos con esta incertidumbre te habrás fijado que si bien, por desgracia, algunos negocios que funcionaban a la manera tradicional han tenido que cerrar, muchos negocios se han adaptado, otros han nacido y hay un montón de negocios, especialmente online, funcionando, ingresando dignamente, vendiendo multitud de productos y servicios que la gente necesita ahora. Libros que están petándolo, formaciones que agotan plazas en días (o en horas), herramientas que van de boca en boca y todo el mundo adquiere, productos que no puedes comprar por que el distribuidor se ha quedado sin stock…

Eso es muy bueno, significa que el dinero sigue fluyendo, aunque lo esté haciendo de otra manera.

Nosotras te proponemos que te unas a nuestro programa anual de coaching, IMPARABLE, para que tus planes A, B y C sean una realidad, y para que sepas cómo adaptar tu negocio y la forma en la que ayudas a mejorar el mundo a la situación actual. Para que seas una de las personas que participe de ese intercambio y flujo de dinero.

Ofrece un servicio excelente, ayuda, mejora vidas, y luego con el dinero que ingreses, sigue trabajando en mejorar el planeta. ¡Hay tantas causas con las que colaborar además de garantizar cierto grado de bienestar y seguridad para los tuyos! Pero para eso necesitas estar bien tú primero y que tu negocio funcione bien en cualquier circunstancia, incluso en medio de la crisis.

A Mireia y a mí nos encantaría ayudarte a diseñar y disfrutar esta nueva vida que se abre ante ti en estos momentos. El cambio puede ser una gran oportunidad, agárrala y haz con el tiempo que te ha tocado vivir lo mejor que puedas.

Besos,

Azucena

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Últimos posts

Necesitas un plan A, uno B y uno C.

Todo ha cambiado. Desde marzo todo es diferente. Han cambiado las formas de trabajo para muchos, el concepto de seguridad en espacios cerrados, la forma

Hacer las marcas más humanas.

Las marcas cada día necesitan ser más humanas. El marketing personal y emocional es al que todas las compañías están abocadas para triunfar.

WhatsApp chat

¿Te cuesta encontrar un producto o servicios por el que la gente esté dispuesta a pagar?